Sudamérica está de moda, no obstante, pocas veces esa fascinación tenía una respuesta tan oportuna como la que ha dado LAN con un billete que permite tocar al menos cinco puntos de la región. Incluso para los latinoamericanos recorrer los países a su alrededor representaba un reto en cuanto a conexiones pues no sólo las distancias son extensas, sino que además para ir de un país a otro por lo general había que volver a un mismo punto de partida lo que complicaba el periplo.

Entonces nos atrevemos a decir que el South American Pass representa un hito en el turismo de la región. La idea de salir de alguna ciudad europea recalar en, por ejemplo, Santiago de Chile disfrutar de sus vinos y de su turismo de naturaleza luego seguir hacia Buenos Aires con sus rincones tan genuinos, llegar a Río de Janeiro y adueñarse del espíritu de esa ciudad antes de perderse con algún plan creados por nosotros mismos por Brasil y finalmente, descubrir Colombia entrando por su capital merece unos segundos para mínimo alimentar la imaginación y el espíritu.

Lo que parece un sueño viajero ahora es más sencillo incluso si no se decide llegar a la región con LAN pues el South American se puede comprar a la manera del famosos interrail europeo. Esta es sin duda la mejor noticia de LAN desde hace mucho tiempo y como están en plena promoción y celebración de esta iniciativa vuelven a sumarse a la “conversación viajera” no sólo para volver a ponernos los dientes largos en cuanto a la suma de millas, sino además hablarnos de otras posibilidades de abordar la región con circuitos urbanos, de maravillas naturales, de entornos culturales incluso de rutas gastronómicas y vinícolas.

LAN ha apostados por las herramientas de Social Media con iniciativas como el Dakar-Santiago virtual para lo que convocaron a 6 heterogéneos blogueros de este primer intento les quedó un buen sabor de boca que los motiva para seguir apostando por este tipo de contenido que vuela a velocidad crucero por la web.

Damos la bienvenida a esta empresa a sumarse como un viajero más en el TBM y especialmente, por meternos en el cuerpo esas ganas de recorrer un continente entero.