Una de las características de los blogueros de viajes es la manera cómo se acercan al destino, esa búsqueda permanente de mimetizarse y entender la sociedad a la que llegan con la cercanía del viajero y no desde la tumbona del turista.

Una prueba de ese interés ha sido la aparición del couchsurfing en los anteriores TBM y las iniciativas de encuentros que se han dado entre blogueros de difrentes partes del mundo gracias a las buena relaciones que se han ido gestando a través de los medios sociales.

Una empresa ha identificado este interés y ha decidido unirse a la nuestra “conversación viajera”, se trata de Knok.com quienes llevan años de experiencia en el tema de “compartir casas” ¿A quien no le gustaría llegar a un destino y encontrarse con el calor de un hogar y no con la frialdad de la habitación de un hotel?

No obstante, las probabilidades de tener un amigo o conocido que decida irse en la misma fecha que nosotros y por la misma cantidad de tiempo de vacaciones son cuando menos escasas, especialmente porque para buena parte de nuestro entorno seguimos siendo los “raritos”. Knok ofrece justamente la posibilidad de encontrarnos con otros “raritos” con ganas de compartir su hogar y especialmente cuidar el nuestro como nosotros cuidaremos el suyo.

Normalmente esta empresa cobra por este servicio de “filtrado” y acceso a su red global de miembros 119 euros al año; no obstante, gracias a su participación en esta edición del TBM, nos regala a todos los blogueros una suscripción gratuita a través de la introducción del siguiente código: BLOGGER121, entrando en www.knok.com/bloggers

Esperamos entonces las historias de los que hayan compartido casas en el siguiente TBM.

¡Qué ganas de escuchar esas anécdotas!