Si eres de esos curiosos que vamos acumulando datos interesantes de un destino, te gustará leer estas diez pistas para conocer más de Eslovenia. Curiosidades, hechos históricos, novedades o “ritos” que todo turista debería saber para disfrutar mas plenamente de este hermoso país.

Veamos (y tomad nota). ¿Sabías que…?

1. Las cuevas de Postojna son el paraíso de las estalactitas. Sus 21 km de galerías, salones y recovecos ofrecen una experiencia única a los visitantes. La visita dura 90 minutos aproximadamente, después de emprender un divertido y fascinante trayecto de 3,7 km en un tren que nos adentrará en las entrañas de la tierra. La segunda parte del recorrido consiste en un paseo a pie donde veremos las partes más impactantes de la gruta.

2. Uno de los postres más típicos de Eslovenia es la Potica, un rollo de frutos secos. Este tradicional postre se suele desayunar el domingo de pascua y durante cualquier día del año. Los eslovenos preparan la potica sobre todo para pascuas, es parte de las comidas que se llevan a bendecir. Consiste en una masa con levadura estirada muy fina y untada con una mezcla de nuez molida, mantequilla, huevo, nata y miel y azúcar. Entonces se enrolla y se hornea. Este pastel se hornea en moldes metálicos redondos especiales con un tubo en el centro. La potica también suele tener forma de rosca grande. Al cortarla, muestra una espiral de masa y relleno. El ingrediente principal del relleno suele ser la nuez.

3. Jože Plečnik es la gran figura de la arquitectura eslovena. Si bien su obra se encuentra en gran parte del centro de Europa, se le conoce fundamentalmente por haber cambiado el perfil de la capital eslovena, Liubiana. Una ciudad a escala humana en la que los espacios públicos y edificios parecen convivir en armonía simplemente para hacer la vida más fácil a sus vecinos. Su obra está ligada al desarrollo de la capital y su urbanismo. Crea espacios abiertos, como la Plaza de la Revolución Francesa; restaura monumentos, como el complejo de Križanke; acondiciona las orillas del río Ljubljanica y construye edificios como la Biblioteca Nacional y el cementerio de Žale como obras más significativas.

4. La antigua ciudad portuaria de Piran, con restos de una muralla medieval está protegida como monumento cultural-histórico. Las calles estrechas con casas casi pegadas entre ellas bajan desde la colina de la iglesia hacia la plaza principal y son las que resaltan el carácter mediterráneo de la ciudad. Esta ciudad costera cosmopolita, está considerara una de las ciudades más auténticas y fotogénicas de la costa del Adriático. Frecuentemente se la compara con Venecia porque se desarrolló bajo la influencia de la Serenísima

5. Bled es la ciudad del amor, por sus paisajes y rincones románticos que llaman a compartir momentos inolvidables. Además, si tocas la campana de los deseos, te acompañará la buena suerte.Cuenta la leyenda, que cuando se sube a la iglesia de la isla del lago de Bled, hay que hacer sonar tres veces la campana y pedir un deseo para que se cumpla. También cuenta la leyenda que en los días de bruma es posible oír el sonido de la campana de oro sobre las tranquilas aguas del Lago de Bled.

6. Ankaran, Koper, Izola, Piran, Portoroz o Lucija son los enclaves que dan nombre al litoral mediterráneo de Eslovenia. Tan solo 46,6 kilómetros de costa pero con una inmensa belleza y cantidad de actividades para realizar.

7. Sabemos que Eslovenia es un país verde y natural. Su capital, además, fue Capital Verde de Europa el pasado 2016.

8. En Lipica, las colinas o valles cubiertos de vides y pinos nos dan la bienvenida a la cuna de los imponentes caballos Lipizzanos. En 1580 se creó esta raza y la yeguada a cargo de nueve sementales Españoles y veinticuatro yeguas importadas de España, por orden del archiduque Carlos II. Estos magníficos caballos blancos y entrenados en la doma clásica, son los protagonistas principales de la famosa Escuela Española de Equitación de Viena, Austria.

9. Eslovenia es un país muy joven. En el 2016 se cumplieron 25 años de su Independencia.

10. Eslovenia ha inspirado a muchos artistas. Por ejemplo, Ernest Hemingway contó un capítulo de su historia personal en la novela Adiós a las armas: Narra una historia de amor entre el soldado joven e idealista llamado Frederick Henry con la enfermera Catherine Barkley, y parte del relato cuenta la Batalla de Caporetto, que tuvo lugar en la ciudad eslovena de Kobarid. Ernest Hemingway realmente fue conductor de ambulancias voluntario en el ejército italiano, fue herido en las piernas y conoció a una enfermera con la que vivió una historia de amor similar.

Boton Formulario pistas